Este sitio utiliza cookies para poder darle una mejor experiencia en la navegación.

facebook icon twitter icon pinterest icon google plus

 Teléfono: (34) 91 035 39 26     Mail: info@osmoglass.com

 

Eliminación de cal e incrustaciones

 

productos eliminar cal

 

 

 

Sistema de eliminación de cal incrustada OsmoGlass LimeStain

Este nuevo producto de alta calidad se trata de un polvo micromolido que mezclado con agua y aplicado mediante pads blancos, a mano o con pulidora, es capaz de retirar restos de cal incrustada en cualquier cristal. 

 

 

 

 

 

  

 

Sistema diseñado para realizarse en dos pasos:

PASO 1:

Limpieza y activación del cristal - OsmoGlass LimeStain

cristal microscopioEn la foto podemos observar la superficie de un cristal nuevo ampliada con un microscopio electrónico. En las irregularidades que se ven, es donde se deposita la suciedad debida a la exposición a la contaminación, polvo, lluvia, oxidación, agua dura, etc... La limpieza tradicional con agua, detergente o amoníaco, mojador y haragán tan solo elimina la capa superficial de la suciedad por lo que aunque a la vista parezca limpio, parte de la suciedad persiste en el fondo de los microporos por lo que la duración de la limpieza es corta ya que se reensucia con facilidad.

Cuando las manchas están causadas por incrustaciones de calcio, magnesio, óxidos de hierro o silicatos, la limpieza con los productos habituales es absolutamente imposible a no ser que se utilicen productos abrasivos, ácidos o mediante cuchillas que independientemente de los tiempos de trabajo inasumibles, ocasionan la pérdida de transparencia y el deterioro del cristal.

OsmoGlass LimeStain, es un un polvo micro molido, inorgánico natural, biodegradable que penetra en los microporos del soporte combinandose químicamente con la suciedad, sales, calcios, óxidos magnesios y no deja resíduos ni ningún tipo de biofilm después de su aplicación. Además realiza un micropulido sobre la supeficie del cristal que le devuelve el brillo y la apariencia originales.

Se utiliza para la limpieza de incrustaciones profundas de cal, sales, óxidos y magnesio en cristales, espejos, mamparas de cristal, sin rayar la superficie y sin atacar los elementos que rodean la zona en la que se esté trabajando tales como: cercos (sean de madera, metal o de PVC), textiles, plásticos, superficies pintadas (sean de obra o pladur), plantas o seres vivos.

Para la eliminación de cales, óxidos, sales y magnesios mezclaremos OsmoGlass LimeStain con agua, en un recipiente en la siguiente proporción:

- 2 partes de agua con 3 partes de  OsmoGlass LimeStain.

El exceso de agua evita el micropulido dilatando los tiempos de trabajo y dificultando la eliminación de la suciedad incrustada. Aplicar la mezcla con una brocha sobre la superficie a tratar. El micropulido de limpieza se puede realizar de forma manual o a máquina (aconsejable cuando la superficie a limpiar sea grande o cuando la suciedad esté muy incrustada). Para la limpieza manual, utilizar un pad de fibra blanca que no raye. Humedecerlo con agua y frotar con movimientos circulares ejerciendo más o menos presión según veamos lo incrustada que esté la suciedad. Repetir este proceso en el caso de que la eliminación de la suciedad no sea total. Para la limpieza a máquina, se puede utilizar de forma indistinta un taladro o una pulidora, provistos de un plato con velcro. Es importante que la máquina disponga de regulación de velocidad ya que la velocidad de trabajo adecuada es de 1.200 a 1.500 r.p.m. Coloque un pad blanco en el plato, humedezca el disco con agua y pula la superficie con movimientos circulares aplicando una ligera presión hasta la total eliminación de la suciedad incrustada. Como la mezcla se seca rapidamente es conveniente ir pulverizando agua sobre la superficie que se está trabajando lo que pemitirá al producto penetrar en los microporos con mayor facilidad. Si la zona a limpiar requiere de un tiempo de trabajo prolongado, añadir unas gotas de detergente en el agua lo que proporcionará una lubrificación adicional.

Procure inspeccionar con frecuencia el grado de saturación del disco y si éste está colmatado de producto, límpielo con agua y un cepillo ya que de otra forma el apoyo del disco sobre la superficie no es regular por lo que el producto no es tan eficaz, reduciendo su capacidad para pulir y dilatando los tiempos de trabajo. En la relación agua/producto y el apoyo/limpieza del pad o disco está el éxito del trabajo. Una vez eliminada totalmente la suciedad incrustada, moje abundantemente la zona tratada con agua limpia y retire los restos con una raqueta de limpieza de cristales. En los sitios en que por las circunstancias no sea posible mojar abundantemente, simplemente deje secar el producto y retírelo con un paño hasta eliminar totalmente el polvo restante.

OsmoGlass LimeStain es ideal como pre-tratamiento para la posterior aplicación de productos nano-tecnológicos de protección ya que consiguen un correcto anclaje en el soporte pues no hay resíduos que puedan distorsionar las reacciones químicas lo que se traduce en una mayor duración y resistencia de dichos tratamientos. A continuación detallamos la aplicación de un hidrofóbico de alta calidad como el OsmoGlass NanoProtect.

Rendimiento de OsmoGlass LimeStain: de 5 a 20 m2 / Kg. Dependerá de la cantidad de incrustación existente.

cal1   cal2

 

 

PASO 2:

Protección hidrofóbica - OsmoGlass NanoProtect

Ahorrar el 70% en costes de limpieza

Una vez el cristal esté limpio y sin resíduos de ningún tipo será el momento de aplicar el nano protector OsmoGlass NanoProtect, que es un nanocompuesto hidrofóbico diseñado para reducir la adhesión y acumulación de polvo, cales, sales, grasas y sustancias ambientales haciendo que la limpieza de mantenimiento de los cristales sea fácil y rápida.

Aplicación de OsmoGlass NanoProtect

Con un pulverizador aplicar en el cristal a proteger y con un paño, que no sea absorbente, repartirlo de forma lo más uniforme posible sin ejercer presión. Dejar trenscurrir entre 3 y 10 minutos para el curado inicial del producto. Transcurrido ese tiempo nos quedará un velo irregular que eliminaremos mediante un paño de microfibra limpio con movimientos circulares, sin ejercer demasiada presión, hasta que notemos que la superficie se va suavizando y que el brillo del cristal es espectacular. A partir de ese momento el cristal es hidrófugo y ya se puede mojar.

Esta barrera de protección, tiene una duración aproximada de 2 años.

Rendimiento de OsmoGlass NanoProtect: 100 m2 / litro.

 

Eliminación de arañazos y graffitis de ácido

 

pulido1

  

 

Disponemos de un sistema Made in Finland de pulido de cristales con maquinaria de primera calidad y elementos abrasivos.

 

 

 

 

Para la eliminación de arañazos en los cristales, la única opción existente es el pulido del mismo. Pulir un cristal no es más que rebajarlo mediante abrasión.

Al igual que con el resto de nuestros equipos, tanto los que fabricamos como los que comercializamos, sabemos que para un buen trabajo hay que contar con buenas herramientas, y cuando estamos hablando de trabajos a nivel profesional, no podemos poner en riesgo nuestra imagen por culpa de una herramienta. Para realizar esta tarea, es muy importante contar con un sistema de alta calidad, ya que de lo contrario podemos estropear el cristal siendo entonces la única solución su sustitución y dando a nuestro cliente una mala imagen de nuestra empresa.

Cuando rebajamos un cristal, estamos produciendo un polvo que no es más que partículas diminutas de polvo de cristal. Evidentemente ese polvo no debe ser inhalado, por ello nuestro sistema conecta la pulidora directamente con una aspiradora con unos filtros especiales. Aqui lógicamente, también debemos tener mucha atención en el tema de riesgos laborales. No podemos permitirnos que un operario esté inhalando polvo de cristal, que evidentemente va a ser perjudicial.

Además de la aspiración de partículas, esto nos sirve como refrigeración del cristal, ya que con la frotación del disco abrasivo, el cristal va a sufrir un aumento de temperatura que debemos tener en todo momento controlado.

El proceso seguirá aplicando una serie de distintos discos abrasivos fabricados con una malla y un material específico a fin de no estropear el cristal y poder hacer el rebaje de forma adecuada, sin riesgos de dejar después zonas de refracción molestas a la vista.

Finalmente, terminaremos con el pulido del cristal a partir de una pasta pulidora específica para esta labor y de muy alta calidad, que será la clave para poder dejar un trabajo bien terminado.